Momentos

VOLVER A REÍR

Hoy hace un año que me quedé huérfano del todo. Las fechas, como las celebraciones, solo son una excusa más para pararnos, para buscarnos en el espejo, para olvidar que en un futuro galopante solo seremos olvido. Es curiosa la vida. Un buen día estás ahí con ellos, de perfil, como el que mira sin …

VOLVER A REÍR Leer más »

LAS COLAS

Si hay algo que odio (además de las moscas, el arroz pasado y el verbo evangelizar) son las colas. Entre mis tres peores pesadillas recurrentes está que me levanto de la cama y, conforme salgo de la habitación, una cola ya formada y en movimiento me incorpora de eslabón, tanto que no puedo salirme de …

LAS COLAS Leer más »

PERDERSE

Llega un momento, en toda salida de setas, en que levantas la cabeza y te das cuenta que te has perdido. Que tus amigos, esos con los que no parabas de darle a la lengua en el coche mientras el mundo se alejaba, están fuera del campo de tu vista y de tu oído. Que …

PERDERSE Leer más »

LA BARBIE

Un día antes de las fotos, nada más llegar, nos recibió un cortejo fúnebre que embocaba la subida del cementerio. De repente, una tormenta que parecía sacada de las páginas finales de #turileda, descargó sobre la comitiva bolas de granizo como ojos arrancados de sus cuencas. Por un momento pensé que iban a dejar caer …

LA BARBIE Leer más »

LA ESPERA

En la aldea de Uirgan, al sur de Marraquech (Marruecos), Aid Ben Naim espera aún oír algún ladrido. Lo vio una vez en la tele vieja del café, los bomberos rescatando a un vecino en Turquía, y todo el pueblo alrededor, explotando de alegría, como si hubieran visto al mismo profeta. Su casa, de adobe, …

LA ESPERA Leer más »

EL ENEMIGO

Esa noche durmió aún menos que la víspera electoral, que ya es decir. Hay noches, igual que hay días, que no son cualquiera. Hay noches en las que todo lo que uno va desterrando al cuarto oscuro se precipita de golpe, como si un okupa lo asaltara en un descuido tonto del dueño. Cuando el …

EL ENEMIGO Leer más »

EL ATRACÓN

Llevas tres semanas en capilla, como un estudiante de la EVAU o un enamorado que espera. Ni dulces, ni salsas, ni cervezas, ni nada de esas guarrerías por las que, sin duda, merece la pena vivir. Hasta evitas empalmar la comida con la siesta, que dicen las malas lenguas que son deportes diferentes, que requieren …

EL ATRACÓN Leer más »